DNP revela nueva política de adecuación de tierras en Colombia

COMPARTIR
Foto Cortesía: DNP.

* El CONPES aprobó una política de adecuación de tierras a 20 años que ampliará la cobertura de riego y mejorará la productividad de 500.000 hectáreas.

* La política de adecuación de tierras será liderada por el Ministerio de Agricultura y Desarrollo Rural, contará con la asistencia técnica de la Unidad de Planificación Rural Agropecuaria (UPRA) y su ejecución estará a cargo de la Agencia de Desarrollo Rural (ADR).

Luis Fernando Mejía (Director del Departamento Nacional de Planeación).
Luis Fernando Mejía (Director del Departamento Nacional de Planeación).

Agricultura & Ganadería

(DNP – Mayo 23 de 2018).- El Consejo Nacional de Política Económica y Social (CONPES), aprobó una política de adecuación de tierras para los próximos 20 años que ampliará la cobertura de los distritos de riego y drenaje a 500 mil hectáreas con el propósito de fortalecer la productividad y competitividad agropecuaria.

El país no contaba con un referente en la materia desde 1991, cuando fue aprobado el Documento CONPES 2538 Programa de Adecuación de Tierras 1991-2000.

“La visión, lineamientos y compromisos incluidos en este CONPES resultan cruciales para la transformación y modernización del agro colombiano, toda vez que desde hace 27 años no se adoptaban medidas dirigidas a reformar la política de adecuación de tierras”, explicó el director del Departamento Nacional de Planeación (DNP), Luis Fernando Mejía.

El riego es fundamental en las actividades agropecuarias al elevar los ingresos y rendimientos promedio de los productores. El ingreso mensual promedio para un productor que acude al riego se eleva de $697.753 a $1.308.231, es decir, un aumento del 87,5%.

Asimismo, el incremento en la productividad es en promedio de 72%. Mientras que el rendimiento medio con riego para el cultivo de tomate es de 25,8 toneladas por hectárea, con riego puede llegar a 47,7. En el caso del arroz puede pasar de 3,3 a 5,9; en cebolla cabezona de 13,6 a 25,3; y en maíz blanco de 3,6 a 4,5.

Sin embargo, Colombia no ha aprovechado la adecuación de tierras de forma estratégica y, de hecho, presenta un rezago en la cobertura de este servicio público: de 18,4 millones de hectáreas que pueden desarrollarse potencialmente con riego y drenaje, apenas 1,1 millones de hectáreas cuentan con el servicio, lo cual representa el 6% de dicha potencialidad.

En contraste, otros países de la región reconocen la importancia del riego en el sector agropecuario, como es el caso de México con una cobertura del 66% de su potencial, Chile con 44%, Perú 40%, Brasil 18% y Argentina 15%.

Uno de los propósitos de corto y mediano plazo, precisó Mejía, es optimizar la gestión de los actuales distritos de riego y promover la construcción de nuevos distritos, inclusive a través de alianzas público – privadas (APP).

Modelo de gestión

Con este CONPES se promueve un modelo de gestión público y privado para reactivar o iniciar nuevos proyectos de riego y drenaje con soporte financiero, lo mismo que con plena identificación del impacto en la productividad, rentabilidad, áreas y cultivadores beneficiados.

Esta política plantea un nuevo marco normativo que se desarrollará en el proyecto de ley de Adecuación de Tierras (ADT), radicado hoy en el Congreso de la República por el Ministerio de Agricultura y Desarrollo Rural. Este proyecto, incluye entre otros, la creación de un sistema tarifario que permitirá recuperar las cuantiosas inversiones que se realicen en la adecuación de tierras en las próximas dos décadas.

Aunque la política de adecuación de tierras es clave en el desarrollo agropecuario, esta debe estar acompañada de asistencia técnica, infraestructura vial, innovación, sistemas de comercialización y formalización en la propiedad de la tierra.

La apuesta principal del documento CONPES aprobado hoy consiste en ampliar con 500 mil nuevas hectáreas la cobertura de este servicio público, lo cual demandará una inversión prevista de $15,4 billones para los próximos 20 años.

Esta política será liderada por el Ministerio de Agricultura y Desarrollo Rural y contará con la asistencia técnica de la Unidad de Planificación Rural Agropecuaria (UPRA) y su ejecución estará a cargo de la Agencia de Desarrollo Rural (ADR).

Estas entidades avanzarán en la focalización de áreas rurales para dirigir las nuevas inversiones, definirán los criterios para la priorización de distritos existentes con el fin de rehabilitarlos y/o modernizarlos, y gestionarán proyectos para construir nueva infraestructura, con el propósito de fortalecer los sistemas productivos agropecuarios.

DEJE UN COMENTARIO