Organismos internacionales de la salud, unidos por el uso responsable de los antimicrobianos

COMPARTIR

Los veterinarios forman parte de la solución, y  para ello deben estar bien formados y actuar según la regulación nacional y de los organismos internacionales competentes.

El lema de la OIE para esta campaña es: «Solicite asesoramiento a un profesional sanitario, médico veterinario o médico veterinario zootecnista cualificado, antes de usar antimicrobianos». 

Agricultura & Ganadería

(ICA – Noviembre 10 de 2017).- El ICA, la Organización Mundial de la Salud (OMS), la Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE) y la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), realizan del 13 al 19  de noviembre, la Semana Mundial de Sensibilización sobre los Antimicrobianos.

Esta actividad tiene como fin, crear conciencia sobre la importancia de la resistencia a los antimicrobianos generada por el mal uso de los mismos, orientado a promover prácticas que ayuden a mitigar la aparición y propagación de bacterias, resistentes en la salud humana y animal.

Lo anterior se realiza en el marco del Plan de Acción Mundial Sobre la Resistencia a los Antimicrobianos, a partir de la 68ª Asamblea Mundial de la Salud en mayo del 2015, plan que fue suscrito por la Organización Mundial de la Salud, e invita a los estados miembros a que pongan en práctica las acciones propuestas adaptándolas a las prioridades de los diferentes estados miembros.

Este plan de acción destaca la necesidad de un enfoque eficaz basado en el concepto de «una salud» en una alianza tripartita entre la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), la Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE) y la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Esto, requiere la coordinación de numerosos sectores y agentes internacionales, en particular la medicina y la veterinaria, la agricultura, las finanzas y el medio ambiente, además de consumidores bien informados.

La resistencia a los antimicrobianos ocurre cuando las bacterias que causan las infecciones se modifican y se tornan resistentes a los fármacos a los que han sido expuestas. De ahí la importancia del buen uso de los antimicrobianos, preservando así la eficacia de los tratamientos y garantizando herramientas para combatir las infecciones causadas por las bacterias.

El desarrollo de bacterias resistentes a los antimicrobianos hace que se vuelva difícil controlar las enfermedades bacterianas, poniendo en riesgo la salud y la vida, tanto de los seres humanos como de los animales.

Los factores involucrados en el desarrollo de la resistencia a los antimicrobianos son diversos, entre los más importantes están: automedicación en humanos, medicación en animales sin el concepto y prescripción de un médico veterinario, incumplimientos del tiempo de tratamiento, uso excesivo de antibióticos en la producción de animales y falta de higiene y saneamiento básico.

La única forma de preservar la eficacia de estos medicamentos en los animales es garantizar un uso responsable y prudente, respetando las instrucciones del rotulado del producto y las normas internacionales de la OIE.  De igual manera, el uso adecuado de los medicamentos veterinarios, fortalece la sanidad animal y la inocuidad alimentaria.

En la campaña de “Resistencia a los antimicrobianos”, participan más de 150 países con temas como sanidad animal, salud pública, autorización de fabricación, importación, comercialización de medicamentos, seguimiento de las cantidades que se utilizan en los animales y vigilancia de la resistencia a los antimicrobianos.

Además de estos temas, se discuten aspectos encaminados a garantizar la salud humana y animal, por esta razón es indispensable realizar acciones coordinadas con todos los involucrados en el tema.

En el marco de las Buenas Prácticas Ganaderas, la Dirección Técnica de Inocuidad e Insumos Veterinarios del ICA, realiza talleres de educomunicación con ganaderos, médicos veterinarios y la academia, para el uso responsable de los medicamentos suministrados a los animales destinados al consumo humano.

De esta manera se disminuye el riesgo de desarrollar bacterias que pueden ser transmitidas a los humanos a través del consumo de alimentos de origen animal como carne, leche y huevos o por contacto con los mismos.

DEJE UN COMENTARIO