Suministros de Argentina y Brasil redujeron precios internacionales del maíz en 2017

COMPARTIR

Informe Perspectivas Alimentarias de la FAO analiza el estado de los principales cultivos y alimentos producidos en América Latina y el Caribe.

Agricultura & Ganadería

(FAO – Noviembre 22 de 2017).- Una mayor producción de maíz y una caída en la producción del trigo de América del Sur en 2017, son dos aspectos destacados por el informe Perspectivas Alimentarias de la FAO.

Según el informe de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) (sólo disponibles en inglés), la cosecha de arroz de América del Sur en 2017 también alcanzará un nivel record, mientras que la carne se recuperará de tres años de declive.

Con respecto a los pronósticos para la temporada 2017/2018, cuya siembra está en curso, el informe destaca que habrá una caída en la producción de soya en América del Sur.

Maíz

Desde julio de 2017, los grandes suministros de exportación en Argentina y Brasil, contribuyeron no solo a precios internacionales más bajos, sino también a la baja volatilidad de precios.

En América del Sur, la producción de maíz de Brasil de 2017 alcanzó un nuevo record de 99,4 millones de toneladas, un 57 por ciento más que en 2016. Argentina también registró una producción récord de 49,5 millones de toneladas de maíz.

En cuanto a importaciones de maíz de América Central en 2017/18, se pronostican en algo más de 21 millones de toneladas, 800 000 toneladas, o un 4 por ciento más que en 2016/17. México representa casi todo el aumento.

Con respecto a las exportaciones de Brasil para la temporada 2017/2018 (julio/junio), una cosecha récord de maíz y un tipo de cambio favorable elevarían sus ventas en 15 millones de toneladas, o 120 por ciento, a alrededor de 28 millones de toneladas.

Se pronostica que la cosecha récord en Argentina impulsará sus exportaciones de maíz a 27 millones de toneladas, muy por encima de la temporada anterior (22,6 millones de toneladas).

Con respecto a las existencias de maíz, se espera que las de Argentina crezcan mientras que las de Brasil alcanzarán un record histórico de 15 millones de toneladas.

Trigo

En América del Sur, se pronostica que la producción total de trigo de 2017 disminuirá en un 6 por ciento. La mayor parte corresponde a una reducción del 18 por ciento en la producción de trigo de Brasil, prevista en 5,5 millones de toneladas.

La producción de Argentina, en cambio, se pronostica a un nivel muy superior al promedio, alcanzando 19 millones de toneladas, producto de una expansión de las siembras.

En cuanto a las importaciones, se espera que una mayor producción nacional de trigo provoque una disminución de casi el 44 por ciento en las importaciones de trigo de Bolivia, a 360 000 toneladas.

En Brasil, un gran suministro interno, dada por las existencias de la temporada anterior, podría hacer que las importaciones disminuyan en 260 000 toneladas, para situarse en 7,5 millones de toneladas. Por el contrario, las importaciones de trigo de México se prevé que superarán el nivel de la temporada anterior en 300 000 toneladas para llegar a 5,3 millones de toneladas.

En términos de las exportaciones, se espera que las de Argentina alcancen 12 millones de toneladas, un alto nivel similar al del año pasado.

Soya

En América del Sur, para la temporada 2017/2018 -cuya siembra está en curso- se prevé una caída en la producción agregada de casi 5 por ciento desde el récord de la temporada pasada.

La producción de Brasil podría reducirse en 6 por ciento, aunque el país todavía logrará su segunda cosecha más grande registrada. En Argentina, el área sembrada podría seguir disminuyendo, cayendo al mínimo nivel de los últimos cuatro años.

En cuanto a las exportaciones de América del Sur, se espera que aumenten en 4.2 millones de toneladas, dividido de forma igual entre Argentina y Brasil.

Arroz

En América Latina y el Caribe, se pronostica que la producción de arroz de 2017 alcanzará un nivel récord de 19,2 millones de toneladas, un 7 por ciento más que el nivel de 2016.

En Brasil, la producción se recuperó en un 16 por ciento a 8,4 millones de toneladas. La producción también se expandió en Colombia, Guyana y Uruguay, compensando con creces las reducciones en Argentina, Chile, Ecuador y Perú. La perspectiva también es positiva para los países ubicados en Centroamérica y el Caribe, especialmente para Haití, México y República Dominicana.

Se espera que las importaciones de arroz de América Latina disminuirán en 5 % en 2018, a 3.9 millones de toneladas. Gran parte de esta disminución se debe a Brasil, pero Cuba, Haití, México y Perú también disminuirán sus importaciones, compensando los incrementos en Bolivia, Costa Rica y Venezuela.

Con respecto a las exportaciones de arroz, se espera que Argentina y Uruguay las reduzcan en 2018 debido a una menor producción.

Carne

Después de tres años de continuos declives, se pronostica que la producción de carne bovina en América del Sur se recuperará en 2.1 por ciento, a casi 16 millones de toneladas, impulsadas por aumentos considerables en la producción de Brasil y Argentina.

En Colombia, Uruguay, México se prevé que la producción aumente. En América Central y el Caribe, se espera que la producción se recupere en un 2 por ciento en 2017.

Para la carne de cerdo, la producción de México se espera que aumente en 3.2 por ciento, hasta casi 1.4 millones de toneladas. Se espera que las importaciones de esta carne aumenten en México, Chile y Colombia.

Entre los exportadores, Chile y México verán crecer sus entregas a los mercados internacionales, mientras que Brasil podría sufrir una contracción: se espera que sus envíos se contraigan en 2.7 por ciento, hasta 866 mil toneladas.

Leche

En América del Sur, se pronostica que la producción de leche crecerá un 3,4 por ciento, a 63,3 millones de toneladas, y casi todos los países de la región contribuirán al aumento. Se espera que la producción de leche de Brasil se recupere en 2017 y probablemente supere los 34 millones de toneladas, un 5,2 por ciento más que en 2016.

En 2017, la producción de Argentina podría recuperarse en un 0,4 por ciento, alcanzando 10,2 millones de toneladas, lo que sigue siendo menor al promedio de 11,5 millones de toneladas recolectadas anualmente entre 2011 y 2015.

En otras partes de la región, se espera que el clima favorable y la creciente demanda impulsen la producción de leche en Colombia, Uruguay, Chile y Ecuador. En América Central, las perspectivas para la producción de leche en general son positivas.

DEJE UN COMENTARIO