Con nueva imagen, productos y sabores, los snacks de Unibán buscan crecer un 15% con su llegada a Japón, Bélgica y Brasil

COMPARTIR
Foto Cortesía: Unibán.

* Unibán, con su negocio de pasabocas, facturó USD 6,7 millones en 2020. Esto equivale a 570 contenedores que fueron distribuidos tanto en el mercado nacional, como en exportaciones.

* Europa representa el 31% de las ventas de la planta de chips de Unibán y Estados Unidos el 29%. El resto de la distribución de las ventas están en Canadá y Latinoamérica.

* La planta está ubicada en Urabá y genera 138 empleos directos, de los cuales alrededor del 44% son madres cabeza de familia de la región.

* La meta de la compañía es cerrar el 2021 con 660 contenedores de 20 pies cada uno, para 1.000.000 de cajas de producto terminado, que en fruta procesada equivale a 312.000 cajas.

Agricultura & Ganadería

(Unibán – Lunes 16 de agosto de 2021).- Luego de 13 años de presencia en el mercado con las marcas Turbana Chips para Colombia y Latinoamérica, y Turbana para otros países, los snacks de Unibán se unifican bajo el nombre Turbana con el lanzamiento de su imagen. El producto celebra la reciente incursión a Japón, Rumania, Bélgica, Eslovaquia y las Islas Vírgenes; además se prepara para ingresar a Brasil y espera cerrar este año con un crecimiento del 15% en ventas y volumen, lo que equivale a USD 7.7 millones representados en 660 contenedores de 20 pies cada uno, para 1.000.000 de cajas de producto terminado, que en fruta procesada equivale a 312.000 cajas.

Unibán facturó el año pasado USD 6,7 millones. Esto equivale a 570 contenedores que fueron distribuidos tanto en el mercado nacional, como en exportaciones. “El crecimiento de los snacks de Unibán del año 2020 versus 2019, fue del 20% y 22%, respectivamente. Actualmente, en la tabla de porcentajes, Europa reporta el 31% de las ventas de la planta de chips de Unibán y Estados Unidos el 29%. Esto representa, igualmente, el apoyo al agro colombiano, debido a la compra de plátano, banano y yuca a los pequeños productores, también ayuda al posicionamiento de estos vegetales en mercados donde no son tradicionales”, afirmó la gerente comercial y de mercadeo de Unibán, María Camila Vélez.

La planta de chips, que transforma en promedio 6.000 cajas de plátano y 350 de banano a la semana, está ubicada en Urabá (Antioquia) y genera 138 empleos, donde 68 son directos y 70 son indirectos. Del total de los empleos (directos e indirectos), el 44% son madres cabeza de hogar. Por otra parte, se benefician 2.400 familias, correspondientes a 2.200 fincas plataneras, las cuales dependen de este negocio en la región.

Así mismo, Unibán y la Fundación Unibán están estructurando un proyecto donde la marca Turbana aportará al mejoramiento de viviendas, a la educación mediante entrega de kits escolares y a actividades deportivas que redunden en mejorar la calidad de vida de los habitantes de la región de Urabá.

De igual forma, Vélez aseveró: “Estamos muy felices de presentar el cambio de imagen de los pasabocas de Unibán. En esta transformación y unificación de Turbana, tuvimos en cuenta que incluyera colores de tendencia, atemporales y que reflejaran lo que se busca desde la compañía: ser más cercanos, dinámicos y versátiles. Esto, además de la incursión de nuevos sabores, productos como yuca, e ingredientes que nos diferencian por nuestra producción libre de trazas, nos permitirá fortalecernos localmente y expandirnos a más lugares en el mundo, como los recientes casos de Rumanía, Eslovaquia, Bélgica, Las Islas Vírgenes y Japón”.

Por medio de maquila, Unibán le apunta al crecimiento y apertura de mercados, como se hizo recientemente con la entrada a Japón, esta es una línea de negocio muy atractiva para los empresarios debido a la experiencia y al amplio portafolio. Con este proceso, la compañía personaliza desde el corte, la forma, el grosor y/o tamaño de la fruta, hasta los empaques. En definitiva, se customiza de acuerdo con lo que el cliente necesite.

La planta de producción de Turbana cuenta con certificaciones como RSPO (por sus siglas en inglés: Mesa Redonda de Aceite de Palma Sostenible), International Food Standard (IFS) V6.1 (esta certificación solo la tienen unas cuantas fábricas en todo América Latina), Hazard Analysis and Critical y la Certificación SMETA (Auditoría de Comercio Ético de los Afiliados) que hace referencia a la responsabilidad social, pago justo y condiciones laborales óptimas.

DEJE UN COMENTARIO