Los precios mundiales de los alimentos subieron a ritmo veloz en mayo de 2021: FAO

COMPARTIR
Foto Cortesía: Agriculturers.com

* El índice de precios de los alimentos de la organización registra el aumento mensual más rápido y alcanza el valor más elevado desde septiembre de 2011. La FAO también supone un nuevo record en la producción de cereales.

Agricultura & Ganadería

(FAO – Jueves 3 de junio de 2021).- Los precios mundiales de los alimentos subieron en mayo al ritmo mensual más rápido en más de un decenio, pese a que la producción mundial de cereales va camino de alcanzar un nuevo récord, según ha comunicado hoy la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO).

El índice de precios de los alimentos de la FAO registró un promedio de 127,1 puntos en mayo, esto es, 4,8 puntos más que en abril y 39,7 puntos más que en mayo de 2020.

Un aumento repentino de los precios internacionales de los aceites vegetales, el azúcar y los cereales provocó el incremento del índice, que hace un seguimiento mensual de los precios internacionales de los productos alimenticios más comercializados; el índice alcanzó así su valor más elevado desde septiembre de 2011 y, en cifras nominales, se situó apenas un 7,6% por debajo de su máximo histórico.

El índice de precios de los cereales de la FAO aumentó un 6,0% respecto de abril, empujado por los precios internacionales del maíz, que registraron un promedio del 89,9% por encima de su valor de hace un año. Sin embargo, los precios del maíz comenzaron a retroceder a finales de mayo, fundamentalmente por la mejora de las perspectivas sobre la producción en los Estados Unidos de América. Los precios internacionales del trigo también mostraron un descenso a finales de mes, aunque en mayo alcanzaron un promedio un 6,8% más elevado que en abril, mientras que las cotizaciones internacionales del arroz se mantuvieron estables.

El índice de precios de los aceites vegetales de la FAO subió un 7,8% en mayo, principalmente a consecuencia de la subida de los valores de los aceites de palma, soja y colza. Los precios del aceite de palma subieron debido al lento crecimiento de la producción en los países de Asia sudoriental, mientras que las perspectivas de robustez de la demanda mundial, especialmente del sector del biodiésel, impulsaron los precios del aceite de soja.

El índice de precios del azúcar de la FAO aumentó un 6,8 % respecto de abril, principalmente a causa de los retrasos en las cosechas y la preocupación ante el menor rendimiento de los cultivos en el Brasil, el mayor exportador de azúcar del mundo, si bien los grandes volúmenes de exportaciones procedentes de la India contribuyeron a moderar el aumento repentino de los precios.

El índice de precios de la carne de la FAO se incrementó en un 2,2% respecto de abril, en razón de la subida de las cotizaciones de todos los tipos de carne a raíz de la aceleración del ritmo de las importaciones en China, así como del crecimiento de la demanda interna de las carnes de aves de corral y de cerdo en las principales regiones productoras.

El índice de precios de los productos lácteos de la FAO subió un 1,8% en el mes, situándose en promedio un 28 % por encima de su nivel de hace un año. El incremento obedeció a la sólida demanda de importaciones de leches desnatada y entera en polvo, mientras que los precios de la mantequilla descendieron por primera vez en casi un año a causa del aumento de los suministros para la exportación en Nueva Zelandia.

Producción récord de cereales prevista para 2021

En una nueva Nota informativa de la FAO sobre la oferta y la demanda de cereales, publicada también hoy, se presenta el primer pronóstico de la FAO sobre la producción mundial de cereales en 2021, que se cifra actualmente en cerca de 2 821 millones de toneladas, lo que supone un nuevo récord y un aumento del 1,9% respecto de 2020, debido principalmente al crecimiento anual previsto del 3,7% en la producción de maíz.

Según las previsiones, la utilización mundial de cereales en 2021/22 se incrementará en un 1,7 % hasta alcanzar los 2 826 millones de toneladas. Se pronostica que el consumo total de cereales como alimento aumentará como consecuencia del crecimiento demográfico mundial; asimismo, se prevé que aumentará el uso de trigo como pienso.

Sobre la base de esos pronósticos, se calcula que las reservas mundiales de cereales al cierre de las campañas agrícolas de 2021/22 aumentarán un 0,3% y alcanzarán los 811 millones de toneladas. Si bien el modesto aumento previsto pondría fin a tres años consecutivos de disminución, se prevé que la relación entre las reservas mundiales y la utilización seguirá disminuyendo hasta ubicarse en un 28,1%. El primer pronóstico de la FAO sobre el comercio mundial de cereales en la nueva campaña indica un aumento de apenas el 0,3% respecto del elevado nivel estimado para 2020/21, cuando se prevé que el comercio se incrementará hasta en un 6,3% y alcanzará un nivel máximo de 468 millones de toneladas.

Índice de precios de los alimentos de la FAO

» El índice de precios de los alimentos de la FAO se situó en mayo de 2021 en un promedio de 127,1 puntos, es decir, 5,8 puntos (un 4,8%) más que en abril y 36,1 puntos (un 39,7%) más que en el mismo período del año pasado. El aumento de mayo representó el mayor incremento intermensual desde octubre de 2010. También supuso la 12.ª subida mensual consecutiva del valor del índice, que alcanzó su valor más elevado desde septiembre de 2011, situándose apenas un 7,6% por debajo del valor máximo de 137,6 puntos registrado en febrero de 2011. El acusado incremento de mayo se debió a un aumento repentino de los precios de los aceites, el azúcar y los cereales unido al afianzamiento de los precios de la carne y los productos lácteos.

» El índice de precios de los cereales de la FAO registró en mayo un promedio de 133,1 puntos, esto es, 7,6 puntos (un 6,0%) más que en abril y 35,7 puntos (un 36,6%) por encima de su nivel de mayo de 2020. Entre los cereales principales, los precios internacionales del maíz fueron los que más subieron, con un incremento de 12,9 puntos (un 8,8%) en mayo, alcanzando un valor de 75,6 puntos (un 89,3%) por encima del registrado el año pasado y el nivel más elevado desde enero de 2013. Las perspectivas de disminución de la producción en el Brasil acentuaron la presión sobre la oferta mundial, que ya era ajustada debido a la fuerte demanda sostenida. Sin embargo, hacia finales de mes los precios del maíz comenzaron a retroceder, fundamentalmente a causa de las perspectivas de aumento de la producción en los Estados Unidos de América. Los precios internacionales de la cebada y el sorgo también aumentaron en mayo, en un 5,4% y un 3,6%, respectivamente. Tras el aumento repentino de los precios del trigo a principios de mayo, la mejora de las condiciones de los cultivos, sobre todo en los Estados Unidos de América y la Unión Europea, provocó un marcado descenso de los precios a finales de mes. Aun así, en promedio los precios del trigo superaron en 8,0 puntos (un 6,8%) a los de abril y en 27,7 puntos (un 28,5%) a los de mayo de 2020. Los precios internacionales del arroz permanecieron estables en mayo y la actividad comercial fue moderada durante todo el mes debido a los costos de logística y transporte.

» El índice de precios de los aceites vegetales de la FAO se situó en un promedio de 174,7 puntos en mayo, lo que supone un incremento intermensual de 12,7 puntos (un 7,8%) y representa la 12.ª subida mensual consecutiva. Esta continua fortaleza del índice refleja principalmente la subida de los valores de los aceites de palma, soja y colza. Las cotizaciones internacionales del aceite de palma se mantuvieron en una trayectoria alcista en mayo y alcanzaron su nivel más elevado desde febrero de 2011, ya que el débil crecimiento de la producción en los países de Asia sudoriental, junto con la creciente demanda mundial de importaciones, hizo que las existencias de las principales naciones exportadoras permanecieran en niveles relativamente bajos. En cuanto al aceite de soja, las perspectivas de robustez de la demanda mundial, especialmente del sector del biodiésel, favorecieron la subida de los precios, mientras que los valores internacionales del aceite de colza se vieron sostenidos por la continua escasez de la oferta mundial.

» El índice de precios de los productos lácteos de la FAO registró un promedio de 120,8 puntos en mayo, lo que representa un alza de 1,7 puntos (un 1,5%) desde abril y un año de aumentos ininterrumpidos y empuja el valor del índice 26,4 puntos (un 28%) por encima de su nivel hace un año. Sin embargo, el índice sigue estando un 22,8 % por debajo del valor máximo alcanzado en diciembre de 2013. En mayo, las cotizaciones internacionales de la leche desnatada en polvo fueron las que más subieron, a raíz de la sólida demanda de importaciones en un contexto de escasez de suministros al contado procedentes de la Unión Europea, y las de la leche entera en polvo aumentaron debido al elevado nivel de importaciones, en especial de China, pese a la oferta de cuantiosas ventas por parte de Nueva Zelandia. También se fortalecieron las cotizaciones del queso, fundamentalmente a causa de la disminución de los suministros procedentes de la Unión Europea unida a una fuerte demanda. Por el contrario, los precios de la mantequilla bajaron a causa del aumento de los suministros para la exportación en Nueva Zelandia, lo cual marcó el final de una racha de 11 meses de aumentos de los precios.

» El índice de precios de la carne de la FAO* se situó en un promedio de 105,0 puntos en mayo, es decir, un alza de 2,3 puntos (un 2,2 %) respecto de abril, con lo cual registró su octavo aumento mensual y alcanzó un nivel superior en un 10 % al registrado hace un año, pero todavía cerca de un 12 % por debajo del nivel máximo alcanzado en agosto de 2014. En mayo subieron las cotizaciones de todos los tipos de carne representados en el índice, sobre todo gracias a la aceleración del ritmo de las importaciones en los países de Asia oriental, principalmente en China. La mayor escasez de la oferta mundial también sostuvo los precios de todos los productos cárnicos, como consecuencia de múltiples factores que iban desde la ralentización de los sacrificios, en los casos de las carnes de bovino y ovino, hasta el crecimiento de la demanda interna de las carnes de aves de corral y de cerdo en las principales regiones productoras.

» El índice de precios del azúcar de la FAO registró un promedio de 106,7 puntos en mayo, esto es, 6,8 puntos (un 6,8%) más que en abril, lo que representa el segundo aumento mensual consecutivo y el nivel más elevado desde marzo de 2017. La subida de las cotizaciones internacionales del azúcar se debió principalmente a retrasos en las cosechas y a la preocupación ante el menor rendimiento de los cultivos en el Brasil, el mayor exportador de azúcar del mundo, a causa de condiciones atmosféricas secas prolongadas que afectaron al desarrollo de los cultivos. El aumento de los precios del petróleo crudo y el continuo fortalecimiento del real brasileño frente al dólar estadounidense, que suele limitar los envíos procedentes del Brasil, también favorecieron la subida. No obstante, los grandes volúmenes de exportaciones procedentes de la India contribuyeron a moderar el aumento repentino de los precios e impidieron una mayor subida mensual.

* A diferencia de otros grupos de productos básicos, la mayoría de los precios utilizados en el cálculo del índice de precios de la carne de la FAO no se encuentra disponible en el momento del cómputo y publicación del índice de precios de los alimentos de la Organización; por tanto, el valor del índice de precios de la carne de los meses más recientes se deriva de una combinación de precios previstos y observados. En ocasiones, esto puede hacer precisas revisiones significativas del valor final del índice de precios de la carne de la FAO que, a su vez, podrían influir en el valor del índice de precios de los alimentos de la Organización.

DEJE UN COMENTARIO