Picaduras de arañas, ¿qué hacer y cómo actuar cuando suceda?

COMPARTIR
Foto Cortesía: UN.

* Mientras en países como Brasil, Chile, Argentina y Perú el reporte de estos casos es obligatorio, en Colombia, aunque sí es un tema de consulta médica relativamente frecuente, no se considera como un problema de salud pública.

Agricultura & Ganadería

(UN – Martes 5 de enero de 2021).- Aunque la primera reacción ante la picadura de un insecto es matarlo, cuando se trate de una araña (que es un arácnido) lo recomendable es intentar preservarla para que un especialista –en este caso un aracnólogo– la identifique, y que después un médico diagnostique la gravedad del caso y lo maneje de forma adecuada.

Así lo señala Julián Felipe Porras Villamil, magíster en Infecciones y Salud en el Trópico de la Universidad Nacional de Colombia (UNAL), quien explica que “los médicos y el personal de salud pueden identificar erróneamente a las arañas, y por lo tanto tratar la picadura –o mordedura– de manera equivocada”.

Mientras en países como Brasil, Chile, Argentina y Perú el reporte de estos casos es obligatorio, en Colombia, aunque sí es un tema de consulta médica relativamente frecuente, no se considera como un problema de salud pública.

Esta situación hace que en el país se desconozcan las estadísticas reales de la problemática, pues hasta el momento solo existen datos de un único estudio –adelantado en 2011– en el que se describen 111 casos en humanos entre 2006 y 2010, solo para Antioquia, Cundinamarca y Valle del Cauca.

Según el magíster Porras, dicho desconocimiento no se limita solo a los casos en humanos, pues a pesar de que se sabe que los animales domésticos –perros o gatos– comparten hábitat con las arañas, no existen registros que describan las características de estos accidentes en animales.

Un ejemplo de lo mencionado por el especialista sucedió en 2019: la noche del 5 de abril, mientras estaba en su cama, Laura*, una paciente suya de 26 años, fue mordida en la mejilla por una araña. Ella golpeó la araña con el dorso de la mano y esta cayó al suelo, y su perra la ingirió.

Casi inmediatamente, Laura tuvo dolor, prurito (o irritación), inflamación (eritema) y sensación de adormecimiento en la zona de la mordida. Después aparecieron erupciones en la piel (pápula) con las marcas de los colmillos. Otros síntomas fueron diarrea, debilidad, fatiga y dolor lumbar. Su mascota, además de la debilidad, padeció salivación excesiva y vómito.

Escaso conocimiento

El doctor Porras explica que aunque se conoce muy poco sobre los efectos clínicos de las picaduras de araña, sí se sabe que la mayoría de las 40.000 (aprox.) especies descritas no son de importancia médica.

Si bien la mayoría de las picaduras de araña causan reacciones leves, algunas especies pueden causar daños locales y sistémicos graves con consecuencias duraderas, e incluso la muerte.

Las especies de arañas más peligrosas para los humanos son de los géneros Latrodectus spp. (familia Theridiidae), conocida como viuda negra, y Loxosceles spp. (familia Sicariidae) o reclusa parda, con más de 120 especies reconocidas y distribuidas por todo el mundo.

Las picaduras que involucran a estos géneros se conocen como latrodectismo y steatodismo respectivamente, y aunque las manifestaciones clínicas son similares, en el segundo grupo suele ser menos severo.

Otro grupo importante incluye algunos Mygalomorphae (funnel-web araña).

El magíster Porras menciona que mientras las manifestaciones locales incluyen dolor, prurito, hinchazón e inflamación, los síntomas sistémicos pueden incluir dolor abdominal o torácico, náuseas, sudoración excesiva, malestar general, fiebre y dolor de cabeza. Otras especies de arañas pueden causar ampollas, úlceras, necrosis o muerte del tejido y afectación de órganos más importantes.

“En el evento de la paciente en mención y su mascota se reporta un posible caso de steatodismo, es decir una picadura leve de araña, pero aun así es importante tratarla”, señala el magíster.

Los síntomas se trataron mediante analgésicos y antiinflamatorios, y no se requirió antiveneno. Ambas evolucionaron favorablemente.

Según el doctor Porras el caso de Laura ejemplifica la importancia de abordar correctamente los casos de picaduras de araña, pues si estos se tratan como episodios graves, y no lo son, pueden conducir al uso innecesario de medidas clínicas y aumentar el costo de la atención médica.

En ese sentido, advierte que es necesario educar no solo a los médicos sino también a los ciudadanos de las áreas urbanas y rurales en su conocimiento para reducir y prevenir episodios de picadura de araña, y a la vez disminuir el miedo irracional a estos arácnidos.

* Nombre cambiado a solicitud de la paciente.

DEJE UN COMENTARIO