Riego determina características del fruto en cultivos de zapallo

COMPARTIR

* Las especificaciones de riego aplicado a estas plantas –Cucurbita moschata Duch– determinan la calidad de los frutos y la cantidad de semillas, entre otros atributos.

Agricultura & Ganadería

(UN – Miércoles 28 de octubre de 2020).- Estos datos permiten considerar aspectos como una posible vocación del zapallo que se espera obtener, es decir que los agricultores puedan decidir si requieren frutos con mayor cantidad de materia seca o con más semillas, pues estas últimas también son apetecidas como snack en Europa y se pueden utilizar como tónico estomacal, ya que ayudan a mejorar los procesos intestinales y contienen una cantidad importante de fibra.

Así lo explicó el ingeniero agrícola Robert Augusto Rodríguez Restrepo, estudiante del Doctorado en Ciencias Agrarias con énfasis en Manejo de Suelos y Aguas de la Universidad Nacional de Colombia (UNAL) Sede Palmira, investigador principal de un estudio que buscó establecer el requerimiento de agua del zapallo y evaluar su respuesta ante el déficit hídrico.

Para llevar a cabo la investigación se seleccionaron tres genotipos de zapallo con las características agronómicas más atractivas que ha liberado el Programa de Mejoramiento Genético y Producción de Semillas de Hortalizas de la UNAL Sede Palmira: Unapal abanico 75, Unapal boloverde y Unapal dorado.

Entre sus atractivos está un alto contenido de materia seca –entre 18 y 26%– un espesor de pared del fruto alto –entre 3,5 y 4 cm, y en algunos casos de 6 cm– y un peso promedio de 5 kg.

Los tres cultivares se sembraron en una parcela de la Granja Mario González Aranda, bajo cubierta plástica tipo invernadero cenital, ya que se trabajó con láminas de riego, por lo que se buscaba que la precipitación (lluvia) no alterara los tratamientos en el suelo.

Aunque el zapallo suele regarse por gravedad (método con una eficiencia de solo un 30 o 35%), los investigadores aplicaron riego por goteo, que presenta una eficiencia del 95 %, y lo adaptaron a la fisiología del zapallo.

Además se emplearon 4 láminas de riego fundamentadas en el coeficiente de cultivo (kc), una restricción que presenta la planta a entregar agua a la atmósfera. Estas 4 láminas equivalen al 40, 60, 80 y 100% de la evapotranspiración de la zona de estudio.

Con esto se evaluaron aspectos como: variables de respuesta de floración, atributos de frutos y plantas, medición de fotosíntesis, balance de la eficiencia en el uso del agua, medición del potencial hídrico de las hojas, y análisis químicos del fruto (peróxido de hidrógeno, prolina, carbohidratos solubles, entre otros).

Semillas y calidad del fruto

Una de las tendencias encontradas es que la lámina de riego más alta (1 = 100% de la evapotranspiración) presenta mejor rendimiento en las variables frutos por planta, peso del fruto, y producción promedio por planta, en contraste con la lámina más baja (40% de la evapotranspiración).

También se presentó una correlación inversa entre materia seca y carotenos: a mayor cantidad de materia seca o almidón, menor cantidad de carotenos. En este caso, con la lámina de riego más alta hay mayor contenido de materia seca y almidón, mientras que los tratamientos con menor lámina de riego se presentan una materia seca y un almidón pobres.

En cuanto a las semillas, con la lámina de riego más baja las plantas muestran frutos más pequeños y livianos, pero con una gran cantidad de semillas. En cambio, con la de riego más alta se obtienen frutos más grandes, más pesados y con mejores características de calidad, pero con menos semillas.

Eficiencia del riego

La agricultura en Colombia demanda hoy cerca del 47% del agua que se consume, y fenómenos como el cambio climático –que modifica la precipitación anual en la temperatura– podrían generar estrés térmico o hídrico, lo que reduciría el rendimiento de muchos cultivos.

“Uno de los enfoques de la investigación agrícola es determinar los requerimientos hídricos de los cultivos, pues así se incrementa la eficiencia de riego y se obtienen mejores producciones a menor costo”, explica el ingeniero Rodríguez.

Además es importante estudiar la relación agua-suelo-planta-atmósfera para identificar genotipos y cultivares con capacidad de adaptación al estrés hídrico, y así seleccionar sitios de siembra y establecer valores de respuesta como criterio de selección temprana de estos materiales.

Estos resultados se constituyen en insumo importante para la caracterización de genotipos y para que el programa de hortalizas de la UNAL Sede Palmira se siga perfilando hacia un futuro plan de mejoramiento genético, al obtener genotipos de zapallo tolerantes al déficit hídrico, en aras de afrontar mejor el cambio climático.

El proyecto estuvo dirigido por los profesores Sanin Ortiz Grisales y Harold Tafur Hermann, de la UNAL Sede Palmira, y Magda Piedad Valdés Restrepo, de la Universidad Nacional Abierta y a Distancia (UNAD).

DEJE UN COMENTARIO