Seguridad alimentaria y semillas

COMPARTIR
Foto Cortesía: Harmonía.

* Para la FAO, las semillas son la base principal del sustento humano.

Por: Jorge Enrique Bedoya* / Autor Invitado

Agricultura & Ganadería

(SAC – Lunes 27 de mayo de 2019).- Así mismo, resalta la importancia de las semillas de alta calidad como herramienta fundamental para la mejora de la producción agrícola y para hacer frente a los nuevos y cada vez más delicados desafíos ambientales. La seguridad alimentaria de nuestro planeta está estrechamente relacionada con la seguridad de las semillas de las comunidades agrícolas alrededor del mundo.

En materia de seguridad alimentaria, la misma FAO ha dejado ver un panorama preocupante a escala mundial. El hambre se ha incrementado de manera consecutiva en los últimos tres años; el número de personas desnutridas alrededor del planeta ya supera los 821 millones, luego de alcanzar los 783 millones en el 2014, mientras que en el 2005 fueron 945 millones las personas afectadas por este problema.

El incremento de la desnutrición en el mundo encuentra dinamizadores en zonas con conflictos, eventos climáticos adversos y, por supuesto, en lugares donde la desaceleración económica ha afectado el desarrollo de las comunidades.

Los eventos climáticos y los desastres relacionados con ellos (calor extremo, sequías, inundaciones y tormentas), a escala mundial, según la FAO, pasaron de ser 98 en 1990 a 205 en el 2016. El impacto de estos eventos en la productividad del campo es innegable, y trae como consecuencia no solo la reducción en la disponibilidad de comida, sino el incremento en los precios de los alimentos y por ende la reducción en el ingreso de los hogares.

Como si el cambio del clima fuera poco, el reto de la alimentación global generará serias presiones sobre el sector agropecuario global. En el 2050 la población mundial alcanzará los 9.1 billones de personas, 34% más que la actual. La producción de alimentos deberá incrementarse en 70% para poder satisfacer las necesidades de estos billones de seres humanos.

En los países en desarrollo, 80% del incremento en la producción de alimentos requerida para el 2050 vendrá de una mayor productividad de las cosechas. Sin embargo, es preocupante que a escala global, la tasa de crecimiento de los rendimientos de las cosechas de cereales ha venido cayendo en los últimos años.

Indudablemente, las políticas estatales, las buenas prácticas que imple menten los productores y la oferta tecnológica, serán factores determinantes, entre muchos otros, para que logremos enfrentar los grandes retos que el futuro de la seguridad alimentaria trae sobre la producción de comida en el mundo, y claro, a escala local.

En el caso colombiano, si bien hemos avanzado sustancialmente en indicadores de nutrición, el cambio climático y la productividad siguen siendo un reto para el Estado y el sector privado. Y es en este sentido que las semillas, tal como lo ha establecido la FAO, se convierten en una herramienta fundamental para que seamos exitosos frente a los retos de alimentación y de cambio climático.

Es por esto que desde la SAC vemos con gran satisfacción la iniciativa liderada por el ICA, Acosemillas y Fedearroz para promover el uso de semilla certificada en el cultivo de este cereal, y que también está orientada a luchar contra la ilegalidad que desafortunadamente viene afectando tanto a productores como proveedores formales.

Los retos de seguridad alimentaria, cambio climático y combate a la ilegalidad en Colombia, hacen necesaria la acción decidida del Estado y el sector privado, para que en muy corto plazo logremos que las más de 500 mil hectáreas sembradas de arroz lo sean 100% con semilla certificada.

Evitemos problemas de competitividad, luchemos contra la ilegalidad y contribuyamos seriamente a la seguridad alimentaria de nuestro país.

* Jorge Enrique Bedoya / Presidente de la Sociedad de Agricultores de Colombia (SAC).

Artículo: Editorial, Revista Nacional de Agricultura, edición No. 991.

DEJE UN COMENTARIO